RELLENO DE OJERAS

El relleno de ojeras es un proceso muy meticuloso, que nos permite tratar de forma muy precisa la zona. Desde mínimas incisiones, se colocan hileras de adipositos o células grasas en diferentes estratos de la ojera, para restaurar el volumen, eliminar el valle de lágrimas o “tear through”, mejorar la pigmentación oscura y ofrecer un aspecto más lozano de esta zona tan delicada .

La superposición y entrecruzamiento de dichas “hileras” en forma de red tridimensional, nos permite además de conseguir el volumen deseado, una máxima supervivencia de los adipositos transplantados (un 60-80%).

la colocación de los adipositos en esta forma de red tridimensional, produce un edema (hinchazón) de los tejidos importante en los primeros días tras el procedimiento de relleno de ojeras con grasa propia. Sin embargo, al ser un procedimiento poco agresivo y que se realiza en un plano superficial, el paciente se recupera rapidísimamente volviendo a una actividad normal al día siguiente.
Normalmente, en procedimientos mínimos no suele ser necesario un ingreso hospitalario, pero en procesos más extensos o en pacientes con patologías asociadas, solemos indicar un ingreso con pernocta en el hospital y el paciente es dado de alta a la mañana siguiente.

Si te ha interesado este artículo quizás te interesen estos otros: