labios mayores, ojeras, arrugas y labios

Relleno de Labios mayores

En nuestro equipo solemos asociar el relleno de labios mayores mediante grasa propia a toda cirugía de rejuvenecimiento genital, desde una Labioplastia simple a una vaginoplastia. Con esta técnica conseguimos revertir los efectos que embarazos, partos, envejecimiento cronológico, variaciones de peso, etc. provocan en los labios mayores ofreciendo un aspecto de flacidez, pérdida de turgencia y falta de cobertura adecuada de labios menores y de la zona vulvar. Después de un relleno con grasa de la zona de labios mayores, la zona genital vuelve a ofrecer un aspecto de tersura y juventud.

RELLENO DE ARRUGAS Y LABIOS

Con el paso de los años, la distribución de la grasa facial cambia produciéndose una migración de ésta desde la zona de los pómulos hacía la mandíbula, lo que genera una sensación de vacío en la mejilla. Esto conlleva a que la cara presente un aspecto entristecido y envejecido. La remodelación facial con el lipofilling o injerto de grasa autóloga intenta corregir e inyectar esta pérdida de grasa, con el fin de recuperar la proporción y jovialidad en la cara.

 Por medio del lipofilling, conseguimos una restauración del volumen y de la calidad de la piel, que se pierde debido al envejecimiento cronológico. Podemos mejorar todas aquellas áreas susceptibles de ser tratadas como son los pómulos, nariz, cuello, mandíbula, los pliegues nasolabiales o nasogenianos, líneas de marioneta, ojeras, párpados superiores y los labios.

La inyección de grasa o lipofilling, reduce en número y la profundidad de las arrugas rellenando las áreas que han perdido volumen, como resultado o tras una cirugía, lesión, cronoenvejecimiento u otras causas. Además se conocen los efectos beneficiosos regenerativos de las células mesenquimales del tejido adiposo sobre la piel. Es una técnica segura, adaptable y con muy buenos resultados

RELLENO DE OJERAS

Es un proceso muy meticuloso, que nos permite tratar de forma muy precisa la zona. Desde mínimas incisiones, se colocan hileras de adipositos o células grasas en diferentes estratos de la ojera, para restaurar el volumen, eliminar el valle de lágrimas o “tear through”, mejorar la pigmentación oscura y ofrecer un aspecto más lozano de esta zona tan delicada . La superposición y entrecruzamiento de dichas “hileras” en forma de red tridimensional, nos permite además de conseguir el volumen deseado, una máxima supervivencia de los adipositos transplantados (un 60-80%).

la colocación de los adipositos en esta forma de red tridimensional, produce un edema (hinchazón) de los tejidos importante en los primeros días tras el procedimiento. Sin embargo, al ser un procedimiento poco agresivo y que se realiza en un plano superficial, el paciente se recupera rapidísimamente volviendo a una actividad normal al día siguiente.
Normalmente, en procedimientos mínimos no suele ser necesario un ingreso hospitalario, pero en procesos más extensos o en pacientes con patologías asociadas, solemos indicar un ingreso con pernocta en el hospital y el paciente es dado de alta a la mañana siguiente.